FANDOM


Elliot Randolph es un asgardiano que se quedó en la Tierra después de una Batalla hace siglos. El nombre de "Elliot Randolph" es probablemente un alias, y su verdadero nombre es desconocido. Randolph ha poseído el Bastón Berserker, que él mismo rompió en tres pedazos y escondió en todo el mundo. Randolph es un profesor de la mitología nórdica y pretende ser un ser humano.

En el siglo 21, la verdadera ascendencia de Randolph fue descubierta por el agente de S.H.I.E.L.D. Phil Coulson mientras trabajaban para detener a un grupo hostil de paganistas nórdicos que querían aprovechar el bastón Berserker. Randolph volvería a trabajar con Coulson mucho más tarde, esta vez para ayudarle a descubrir la naturaleza del Monolito, un artefacto Kree muy peligroso.

Biografía

Tiempos antiguos

Ejército Berserker

El asgardiano que se conocería como Elliot Randolph fue un albañil durante miles de años antes de ser reclutado para una misión militar en la Tierra en el siglo XII. Cansado de su existencia mundana en Asgard y deseando viajar por los Reinos, Randolph se inscribe.

En la Tierra, Randolph sirve en el Ejército Berseker asgardiano, que obtuvieron una fuerza superior a los asgardianos regulares, gracias a un dispositivo conocido como el Bastón Berserker. El arma llenaba a su usuario de la ira y odio que tiene reprimido, transformándolo en fuerza.[1]

Tiempo en la Tierra

El guerrero que se quedó

Durante su tiempo en la Tierra, Randolph se enamora del planeta y su gente, por lo que decide quedarse cuando el resto del ejército decide retornar a su hogar. Como se consideraba pacifista, Randolph decide romper en tres piezas su Bastón Berserker y lo esconde en varios lugares de Europa, ya que no quería su poder ni que cayera en manos equivocadas. Él esconde una pieza en un árbol en un área que se convertiría en el Parque Nacional Trillemarka en Noruega, uno en una cripta de Sevilla, España, y la pieza final en una iglesia en Irlanda.

Randolph había vivido en la Tierra durante varios siglos y, en el año 1546, conoce y se enamora de una mujer francesa. Él le cuenta su historia y su hermano, que era sacerdote, escribió la historia y creó la leyenda de “El guerrero que se quedó”.[1]

Fiesta de disfraces

En la década de 1800, después de escuchar rumores de un grupo de señores que viajaban por las estrellas, Randolph visita un castillo en Inglaterra para investigar mientras asistía a un baile de disfraces. Randolph notó tallados en la pared sobre muerte por castigo en hebreo antiguo, pero, otro invitado a la fiesta vestido de búho admitió borracho que no había ningún viaje espacial en el castillo, solo asesinatos rituales. Aparentemente habiendo obtenido sus respuestas, él pasa a disfrutar la fiesta.[2]

Tiempos modernos

En el siglo XXI, Randolph asumió el cargo de un profesor humano de mitología nórdica en la Universidad de Sevilla. Cuando S.H.I.E.L.D. descubre el arma asgardiana Mjolnir en el desierto de Nuevo México, el agente Phil Coulson llama a Randolph para una consulta.[1]

Caza del Bastón Berserker

Encuentro con Phil Coulson

Dos años más tarde, cuando la pieza del Bastón Berserker que Randolph escondió en Noruega fue encontrada por un Grupo Pagano Nórdico, él comenzó una búsqueda de las piezas finales y Phil Coulson volvió a consultar con Randolph. Coulson interrumpe la reunión de Randolph con una estudiante y le pregunta sobre el bastón. Entonces, Randolph habla de la historia del bastón, incluso comenta la leyenda del Guerrero que se quedó, pero decidió no revelar su propia conexión con el arma.

Reconociendo lo que estaban buscando y el peligroso poder que poseía, Randolph intentó reunir las piezas antes que S.H.I.E.L.D. o el Grupo de Odio lo hicieran. Él encuentra la segunda pieza en las catacumbas subterráneas en España, pero antes de escapar fue descubierto por el agente Grant Ward. Cuando Ward intentó arrestarlo, el agente toca accidentalmente el bastón, causándole una profunda rabia y permitiéndole a Randolph escapar. Sin embargo, él se tropieza y es acorralado por Jakob Nystrom y los paganos, que arrojaron el auto de Randolph y se roban la pieza del bastón. Posteriormente, Randolph es encontrado por Coulson y su equipo y se entrega a ellos sin ninguna explicación o resistencia.[1]

Interrogado por S.H.I.E.L.D.

En el autobús, Randolph fue interrogado por Phil Coulson y Grant Ward. Randolph esconde sus verdaderas intenciones, alegando ser un profesor que quería examinar el arma antes que los demás. Al ver que no llegaban a ninguna parte, Coulson y Ward se toman un breve descanso, pero más tarde Ward regresa, todavía bajo los efectos del Bastón Berserker, y le pregunta cómo arreglar el artefacto. Como se negó a responder, Ward lo ataca con un cuchillo, pero Randolph usa su fuerza para doblar el arma antes de que Phil Coulson revelara que había deducido que el profesor era el legendario asgardiano del “Guerrero que se quedó”. Entonces, Coulson consigue que Randolph coopere después de amenazar con revelar sus orígenes al mundo.

Mientras vuelan a Irlanda, la última ubicación de la pieza del bastón, Randolph fue abordado por Grant Ward, que seguía lidiando con los efectos de tocar el artefacto. Al preguntar cuanto duran los efectos, Randolph lo compara con una sensación ardiente en el estómago llena de todo tu odio y furia. Entonces, él explica que el bastón funciona de forma diferente en los humanos en comparación con los asgardianos, pero los efectos deberían desaparecer en algunos meses o un año. Sin embargo, esto no pareció confrontar a Ward, pero continúan con su misión.[1]

Completando el bastón

Randolph conduce al equipo de Coulson a la iglesia en Irlanda, donde ocultó la pieza final, y les explica como los monjes de la iglesia habían guardado un voto de silencio para proteger su secreto. Sin embargo, antes de encontrar la pieza, ellos descubrieron a los Paganos y Jakob Nystrom apuña a Randolph en el corazón con la pieza del bastón.

Mientras Grant Ward atacaba a Nystrom y al equipo de Paganos Neo-nórdicos, Coulson recurre a Jemma Simmons para salvar la vida de Randolph, aunque Simmons no estaba segura de cómo lidiar con un cuerpo asgardiano. Entonces, Coulson agarra el corazón de Randolph y lo bombea físicamente, logrando mantenerlo con vida lo suficiente para que su fisiología lo curara. Mientras esto ocurría, los agentes Grant Ward y Melinda May usan el bastón para derrotar a los paganos. Cuando Randolph despierta, completamente recuperado, su primer comentario fue para Jemma Simmons, llamándola la cosa más hermosa que ha visto en mil años, sonrojándola.[1]

Secuelas

Posteriormente, S.H.I.E.L.D. confisca el Bastón Berserker y Randolph decidió que debido a la nueva fascinación de Europa con Asgard, tal vez había llegado el momento de seguir adelante. Coulson le recomienda mudarse a Portalnd, Oregon, y aceptó visitarlo allí.[1]

Salvando a Jemma Simmons

Reclutado por S.H.I.E.L.D.

Después de ser arrestado por embriagarse al desafiar la capacidad de su biología para soportar el alcohol humano, él es visitado en su celda en Noruega por Phil Coulson, Bobbi Morse y Leo Fitz, quienes le piden ayuda para estudiar un Monolito antiguo que transportó a Jemma Simmons a otro mundo. Randolph se negó a ayudarlos, ya que quería mantener su identidad asgardiana en secreto del público, por lo que Coulson lo amenaza con llamar a la UACA y las noticias y exponer su identidad. Sin mucha opción, Randolph acepta de mala gana y arranca los barrotes de su celda y se sale. Cuando los guardias llegan para investigar el ruido, Randolph culpa a Coulson antes de seguir caminando.

En el Campo de Juegos, Randoplh observa el Monolito y se sorprende al ver como cambiaba de estado. Al preguntar si ocurría a menudo, Fitz afirmo que era aleatorio, pero Randolph no estuvo de acuerdo, suponiendo que estaba siendo desencadenado por algo fuera de la Tierra. Randolph preguntó porque acudieron a él, ya que no sabía nada acerca de las investigaciones sobre viajar por el espacio y el tiempo, pero Coulson dejó en claro que lo sabía. Después de que Randolph admite que quería confirma su existencia y destruirlo, Leo Fitz lo amenaza si lo intentaba, por lo que él acepta ayudar a recuperar a Jemma Simmons si lo destruían después. Entonces, el equipo le muestra un pedazo de papel relacionado con el Monolito, a lo que Randolph reconoce la escritura y lo asocia con un castillo que visitó años atrás y recomendó ir a Inglaterra a investigar. Posteriormente, Randolph llama a todos al Zephyr One antes de preguntar torpemente si se le permitía dar órdenes.[2]

Probando el Monolito

Al llegar al castillo en Inglaterra, Randolph comenzó a recordar la fiesta de disfraces a la que había asistido y lo que había aprendido de ella. Él señalo detalles en las paredes que le permitieron a Phil Coulson descubrir una puerta secreta, que conducía a otra habitación lleno de equipos antiguos y un agujero en el piso que parecía ser usado para activar el Monolito. Mientras exploraban la habitación, Bobbi Morse hizo un comentario al comparar la habitación con el búnker debajo del Louvre, donde Randolph notó que tendría que comprobar si ella estaba mintiendo.

Tratando de entender la piedra y del propósito de la sala, Coulson llama a Alphonso Mackenzie y pide traer el Monolito a su ubicación. Posicionada, Leo Fitz activa la máquina que hizo que la habitación vibrara y el Monolito se transformara en líquido, pero fue brevemente y la maquina se rompe. Usando los poderes de Daisy Johnson para abrir el portal, Fitz es capaz de atravesar el mismo y traer de vuelta a Jemma Simmons antes de que explotara el Monolito.[2]

Aprendiendo de los Inhumanos

Sorprendido sobre lo ocurrido, Randolph se acerca a Phil Coulson y le pregunta que le había pasado a Daisy Johnson, a lo que Coulson explica que ella es miembro de los Inhumanos. La curiosidad de Randolph se hizo más profunda, recordando que, aunque ha estado en la Tierra por siglos, no había escuchado esa palabra en mucho tiempo.[2]

Poderes

Como asgardiano, Randolph posee atributos físicos sobrehumanos como fuerza, resistencia, velocidad y reflejos.

  • Fisiología asgardiana: Como asgardiano, Randolph tiene varias habilidades sobrehumanas.
    • Fuerza sobrehumana: Como todos los asgardianos, Randolph es súper fuerte. Fue capaz de romper el Bastón Berserker en tres pedazos, doblar un cuchillo con una mano, y romper fácilmente las esposas que se suponía que lo contenían. Randolph también afirmó ser lo suficientemente fuerte como para atravesar a Leo Fitz.
    • Durabilidad sobrehumana: El cuerpo de Randolph es mucho más resistente al daño físico que el cuerpo de un ser humano. Fue capaz de agarrar y doblar la hoja de un cuchillo sin cortarle la mano. Sin embargo, fue herido gravemente por el Bastón Berserker.
    • Factor de curación regenerativo: A pesar de la resistencia de su cuerpo, Randolph puede resultar lesionado como cualquier otro asgardiano. Sin embargo, su metabolismo le permite regenerar rápidamente el tejido corporal dañado con mayor velocidad y eficiencia de lo que un ser humano es capaz de hacer. Cuando fue apuñalado en el corazón con el Bastón Berserker, hiriéndolo de gravedad, habría muerto si Phil Coulson no hubiera detenido el sangrado a tiempo para que su cuerpo se regenerara. Randolph quedó completamente curado unos minutos después.
    • Longevidad: Randolph envejece a un ritmo mucho más lento que el de un ser humano. A pesar de que tiene más de 3000 años de edad, todavía se parece a un hombre de mediana edad por los estándares de la Tierra.

Relaciones

Aliados

Enemigos

Referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 1,5 1,6 Agents of S.H.I.E.L.D.: 1.08: The Well
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Agents of S.H.I.E.L.D.: 3.02: Purpose in the Machine